Los discos de vinilo alcanzaron la semana pasada unos beneficios de 2,8 millones de euros frente a los 2,5 de la música digital en el Reino Unido.

El mercado discográfico vivió la semana pasada un fenómeno que nos demuestra que la realidad suele encargarse de desmentir a las previsiones. Y es que las ventas de álbumes en vinilo superó a las de descargas digitales la pasada semana en el Reino Unido, territorio que suele estar a la vanguardia en los asuntos musicales.

Oliver Wang, a vinyl record collector, writer and music journalist from Los Angeles, CA photographed with his vinyl collection at his home for Dust & Grooves. © Copyright – Eilon Paz – www.dustandgrooves.com

El formato clásico alcanzó la cifra de 2.8 millones de euros frente a los 2.5 de la música digital, según datos publicados por la E.R.A (Entertainment Retailers Association). Kate Bush y Amy Winehouse fueron las artistas de más éxito a la hora de decantarse por un objeto que hoy se considera de coleccionismo, y por tanto, un magnífico regalo en estas fechas navideñas.

El informe pone de relieve el interés que genera entre los menores de 25 años, además de atribuir este aumento a otros y variados motivos. Entre ellos, la aparición de tiendas dedicadas en exlusiva a este formato, mientras que las grandes cadenas ya han habilitado espacios dedicados a él. Además, ya es habitual que los grandes lanzamientos también aparezcan en vinilo. Por último, está la el éxito de plataformas de música en streaming, que han rebajado el interés por las descargas.

Por tanto, se ha dado la vuelta a una situación que el pasado año, por estas fechas, era muy diferente: las ventas de las música digital llegaba a las 5,1 millones de euros y el vinilo se quedaba en unos beneficios de 1,4 millones de euro.